Crítica de El Muñeco De Nieve

 

Crítica de El Muñeco De Nieve

El Muñeco De Nieve

Título: El Muñeco De Nieve (The Snowman, 2017)
Duración: 125 min.
País: UK
Género: Intriga, thriller, crimen, asesinos en serie.

Director: El director de El Muñeco De Nieve es el sueco Tomas Alfredson. Tras dirigir mucha televisión y alguna peli en su país natal, dio el pelotazo mundial con Déjame Entrar, película que lo hizo bastante conocido, y que tuvo un remake americano que sin ser tan buena como la original, no estaba mal. Después de esta peli dirigió en 2011 El Topo con Gary Oldman de protagonista. Y hasta esta El Muñeco De Nieve de 2017 se ha dedicado a vivir la vida.

Reparto: Tenemos a Michael Fassbender como Harry Hole, el detective protagonista. A Fassbender volveremos a verle el año que viene de nuevo en la piel de Magneto en X-Men: Fénix Oscura / La sueca Rebecca Ferguson fue el gran descubrimiento de Misión Imposible: Nación Secreta. Más adelante también la vimos en La Chica Del Tren y en Life, y la volveremos a ver en la sexta entrega de Misión: Imposible. Aquí interpreta a la compañera del prota. / Como Rakel, ex-mujer de Fassbender, tenemos a Charlotte Gainsbourg, hija del cantante francés Serge Gainsbourg y de la actriz Jane Birkin. La recordamos sobretodo por ser la protagonista principal de Nymphomaniac de Lars Von Trier. / Jonas Karlsson interpreta a la actual pareja de Rakel. / Finalmente tenemos en papeles pequeños pero importantes a Val Kilmer, JK Simmons, Toby Jones y Chloe Sevigny.

El Muñeco De NieveSinopsis: Noruega. Invierno. El investigador Harry Hole investiga la desaparición de una mujer. Al no ser la única mujer desaparecida y debido a que ultimamente han encontrado a mujeres muertas, se sospecha que puede haber un asesino en serie haciendo de las suyas. El asesino deja como marca personal un muñeco de nieve fuera de la casa que fuerza, y solo ataca a mujeres cuya actitud desaprueba. Hole junto a la investigadora Katrine deberán detener a este maniaco cueste lo que cueste.

Opinión: La película está basada en el best-seller del autor noruego Jo Nesbo. Si uno es un poco avispado y conoce por encima el tema de los best sellers de autores escandinavos, ya se puede hacer a la idea de como va a ser la trama de la peli: mucho giro de guión, mucha pista falsa y al final el malo es el que menos te imaginas. Pero vamos a ir por partes.

El Muñeco De NieveLo que tenemos en El Muñeco De Nieve es un thriller donde al principio todo parece que va dando vueltas sin saber muy bien a donde quiere llegar. Detective hecho polvo que duerme donde puede pero que en el pasado había sido la hostia, junto a compañera intentan resolver un caso. Mientras van saliendo secundarios que están simplemente para que dudes de quién es el villano y para crear subtramas que no llevan a ningún lado.

Ridículo me parece que el asesino haga un muñeco de nieve cuando va a cometer una fechoría. Me puedo imaginar al autor de la novela pensando en que marca puede dejar el malo, cuando de repente cae en que es invierno y hay mucha nieve: no se hable más, el malo hará un muñeco de nieve. Soy la hostia.

Sin tener nada que ver en su fondo pero sí en sus formas, el recuerdo de la trilogía Millenium iba y venía una y otra vez a mi cabeza. Y es que cuando algo está quemado hay que decirlo, y eso está pasando con las novelas de intriga suecas adaptadas al cine: todas son iguales y todas están hechas de la misma manera y cortadas por el mismo patrón.

El Muñeco De NieveEn este batiburrillo de película, su director Tomas Alfredson, que maravilló con Déjame Entrar, aquí no está a la altura que se le presupone y filma algo más parecido a un telefilm que a una gran producción. La peli es confusa y jamás empatizas ni con el protagonista ni con la situación. Es aburrida y se hace larga.

En el tema actoral Fassbender siempre es un tipo solvente, pero aquí es Rebecca Ferguson quién vuelve a robar la función una vez más. Esta actriz se está empezando a especializar en robar planos a actores consagrados de Hollywood. Bien por ti Rebecca. Para rematar el asunto, aparece Val Kilmer, o mejor dicho, un tipo con la cara como si a Val le hubiesen corrido a hostias, mal operado y gordaco que se parece mucho a Val Kilmer. Y también sale una muy echa polvo Chloe Sevigny.

Y para acabar, he de decir que el final es una soberana gilipollez.

Para público poco exigente que disfrute con los telefilms de Antena 3.

Lo mejor: La fotografía, donde vemos Oslo y sus montañas de una manera espectacular. Y Rebecca Ferguson.

Lo peor: Que apesta a que ya sabemos lo que va a pasar y pierde el interés a la media hora.

Nota: 3,5

Más: Crítica de The Babysitter
Más: Crítica de Annabelle: Creation
Más: Crítica de Cult Of Chucky

Deja un comentario

Comment
Name*
Mail*
Website*